INSTA.jpg
 

PASTORES DE LOS VALLES CALCHAQUÌES, ENHEBRANDO IDEAS.


​NOTA DE CAMPO: Valles Calchaquíes, Salta, Argentina. 15 de enero 21:00 Hs

​Recién regreso de la casa de S y D donde estuve por segunda vez. Habíamos quedado un mes atrás que los visitaría para estas fechas, Yo estaba entusiasmado por escuchar historias de los pastores del Valle Calchaquí y ellos deseosos de recordar en compañía.

Pasaron su vida cociendo laderas, enhebrando cumbres. Llegaron a tener “cientos” de animales pero hoy sus cuerpos cansados piden sombra.

Al entrar la tarde ya estábamos en su casa en las afueras de Cachi, donde se mudaron recientemente. Mate dulce (muy dulce) y bollo, mientras penaban por el puesto de piedra y adobe que dejaron en Escalchi. Allá “la pastura sabía crecer y el agua venía buena”.  

 

A la media hora Doña S comenta afligida que estaba perdiendo la vista. Dijo también que su curandera le pidió una foto para sanarse. Cámara en mano, imaginé entre lentes que la imagen irá al rescate de la imagen. Luz invitada por el ojo, dibujada sobre el papel, vuelta hacia otro para curarlo. Recordé al instante aquel gran roquedal con camélidos grabados que encontramos la semana pasada, muy cerca de aquí, muy lejos en el tiempo. Nuevamente la imagen, los pastores, y ese juego de la eficacia simbólica: abatir la incertidumbre, auxilio del sentido. La fuerza icónica de la fotografía, magia simpática donde los semejantes se funden. 


Adjunto al texto algunas de las imágenes, digamos: la medicina. Ni registro ni obra de arte:  la fotografía como cura.

©BCM

©BCM

©BCM

©BCM

©BCM

©BCM

©BCM

©BCM