Altura: 6739m.
Amplitud térmica: -15ºc / 20ºc

VOLCÁN 
LLULLAILLAICO

6739m. Puna de Atacama Arg /Chile

Colaboración fotográfica para el equipo de arqueología del Qhapaq Ñan,
red vial del Tawantisuyo - Estado Inca. Patrimonio Mundial - UNESCO.

 

El Volcán Lllulaillaco está ubicado en la Cordillera de los Andes, dentro de la Puna de Atacama, en la frontera entre la Provincia de Salta (Argentina) y la Región de Antofagasta (Chile).  Es considerado el segundo volcán activo más alto del mundo con 6.739m.

En su cima se han hallado tres momias incaicas de aproximadamente 500 años de antigüedad en un estado de conservación excepcional debido al clima extremo. Hasta el día de hoy es considerado el punto más alto al que ha llegado el ser humano en sociedaes pre-capitalistas.

El complejo arqueológico del Llullaillaco comprende diversos sitios asociados a un camino, distribuidos desde la base de la montaña hasta su cima. Se cree que el conjunto de construcciones pudo haber funcionado como refugio para la realización de la ceremonia en su cumbre. En la base del volcán, a 4900 msnm (16 076 pies), se encuentra el cementerio hallado por el baquiano Celestino Alegre Rojas, saqueado tiempo atrás por buscadores de tesoros; más arriba, a 5200 msnm (17 060 pies) existe un tambo, algunas de cuyas construcciones conservan paredes de hasta dos metros de altura y las vigas de madera del techo en su posición original. Se cree también que esta estructura servía como «campamento base» para la ascensión a la cima; existen también diversos conjuntos menores de ruinas sobre las laderas de la montaña a diferentes alturas. En la cima secundaria, a 6730 msnm (22 080 pies), se localiza un conjunto arquitectónico conformado por dos recintos conocidos como «chozas dobles», una estructura semicircular abierta o «paraviento» y un tramo de camino que conduce a una estructura rectangular o plataforma ceremonial donde se han encontrado los tres niños y objetos de su ajuar mortuorio. **


El Tambo. 5600m. Sitio arqueológico, Inca.
 


*Christian Vitry (Arqueólogo, Equipo Qhapaq Ñan Argentina).


Diego Sberna
(Arqueólogo, Equipo Qhapaq Ñan. Argentina/ Francia)

Expedición científica al Volcán Llullaillaco (6.739 m). Noviembre 2015
Estudios de Conservación en el volcán Llullaillaco. Qhapaq Ñan, Salta.

Entre el 19 y 27 de noviembre pasado se realizó una expedición de relevamiento e investigación en Conservación al volcán Llullaillaco. La misión estuvo coordinada y dirigida por el Equipo Técnico Qhapaq Ñan Salta a través de su director Christian Vitry y el Antropólogo Diego Sberna. El resto del equipo de profesionales estuvo integrado por el geólogo Jorge David Afranllie y su colega y colaborador Néstor Aguilera en representación de la Consultoría en Geología; el arqueólogo Dr. Luis Alberto Martos López por parte de la Consultoría en Conservación y el fotógrafo y estudiante de arqueología Bernardo Cornejo Matz que se encargó del registro documental. El Dr. Martos López utilizó la tecnología de drone para poder tener un mejor registro de los sitios, aunque el intenso frío y los fuertes vientos dificultaron parcialmente la tarea.En esta primera etapa se lograron realizar trabajos detallados en tres sitios arqueológicos ubicados entre los 4.900 m y los 5.400 m además de realizar prospecciones en sus alrededores. Se prevé en el mes de marzo o abril proseguir con el trabajo en los sitios ubicados por arriba de los 5.400 m hasta la cima.Estas tareas del Programa Qhapaq Ñan Salta tienen por finalidad tener información objetiva de base para poder proteger mejor estos sitios del Patrimonio Mundial tan importantes para nuestra comunidad. **


Christian Vitry


Diego Sberna


Luis Alberto Martos


Bernardo Cornejo


*Luis Alberto Martos (Arqueólogo, México) .


Christian Vitry junto a la singular roca donde ha encontrado un par de calzados incas.


*Bernardo Cornejo (centro) Estudiante de Arqueología/Antropología y fotógrafo.  .

Las momias del Llullaillaco.

En marzo de 1999 bajo una expedición arqueológica dirigida por National Geographic fueron halladas tres momias incaicas a pocos metros de la cumbre (6.739m), Se trata de un niño de siete años («El niño»), una niña de seis («La niña del rayo») y una joven mujer de quince años («La doncella»). Su estado de conservación es excepcional, los niños posiblemente hayan sido enterrados dormidos y aún parecen dormidos. Junto a ellos se hallaron 46 objetos que componían su ajuar, formado por figuras humanas y animales en miniatura, utensilios y alimentos. Los hallazgos se encuentran actualmente exhibidos en el Museo de Alta Montaña en la capital de Salta.
El complejo arqueológico del Lullaillaco representa el sitio con evidencia de actividad humana más alto del mundo hasta la época contemporánea. Los cuerpos de los tres niños incaicos tienen una antiguedad de aproximadamente quinientos años y son las momias mejor conservadas conocidas hasta el momento.
Estos niños que en su calidad de huacas o posibles mensajeros de los dioses, son los seres humanos que estuvieron más próximos a la refulgente divinidad de los Incas, el Sol. Posiblemente caminaron hasta la cima del volván desde Cuzco (Perú).

"...concluido con la fiesta, llevaban las capacochas que cabía al Cuzco a la huaca de Huanacauri o a la casa del sol, y adormeciéndola, la bajaban a una cisterna sin agua, y abajo en un lado hecho depósito, la emparedaban viva, adormecida... Las demás mandaba el Inga se llevasen a sus tierras y hiciesen lo mismo destas, privilegiando a sus padres y haciéndoles gobernadores y que hubiesen sacerdotes para que la ministrasen para la adoración que le hacían cada año, sirviendo esta capacocha de guarda y custodia de toda la provincia."
 (Hernández Príncipe, en Silverblatt, 1990)

 

El Qhapaq ñan o Inka ñan (camino del Inca), era la vía de comunicación que unía los diferentes pisos ecológicos de la vasta geografía del Tahuantinsuyu (Estado Inca) y representaba simbólicamente al poder y la autoridad del Estado. El camino estaba exclusivamente destinado a tareas estatales, y existía un riguroso control mediante puestos de peaje, de observación y de vigilancia distribuidos de manera equidistante y conectados visualmente entre sí. Estos caminos alcanzan su máxima expresión simbólica cuando conducen hacia los santuarios de altura como el Llullaillaco. Hoy nos parece increíble que se hayan construido caminos que asciendan hasta 6.739 m, pero el peso de la realidad nuevamente nos hace admirar a esta cultura de hombres que hicieron de la montaña un objeto de culto, tan magnánimo como para que se justifique tremenda labor constructiva y la entrega de sus seres queridos como ofrenda a los dioses.

Los Incas, a lo largo de los Andes, construyeron y potenciaron una densa red de senderos y caminos, jalonados por sitios específicos como tampus o tambos, chaquihuasis(casas de los chasquis o mensajeros), puestos de observación, puestos administrativos de control y peaje de los centros de producción minera, agrícola, ganadera entre otros, a lo largo de miles de kilómetros desde el Sur de Colombia, hasta Mendoza, en nuestro país, y Santiago de Chile, en el vecino. Todo este sistema estuvo vinculado geopolíticamente con el Cuzco, ciudad sagrada, lugar de residencia del Inca y las deidades, centro neurálgico de todo el sistema. La densa red de caminos incaicos, con una extensión aproximada de 40.000 Km. fue la columna vertebral que sostuvo este imperio precolombino y se trata, según el arqueólogo John Hyslop, de "la mayor evidencia arqueológica de la prehistoria americana".    **


*Camino inca hacia el sitio Filo Norte y la cumbre del volcán.